Saltar al contenido

Eventos 5, Comenzando a trabajar

10 enero, 2013

Clase 1: Carta de servicios a ofrecer

Disponer de una carta de servicios es indispensable en todos aquellos trabajos donde sea absolutamente necesario publicitar y vender unos servicios, como es el caso de la organización de eventos, un área donde venderles a tus clientes todo lo que ofreces para que te contraten es de suma importancia si quieres gestionar multitud de actos.

Pero, para disponer de una excelente carta de servicios es necesario conocer algunas normas, ya que, si sabes exactamente cómo tienes que ofertar y vender tus servicios tendrás muchas más posibilidades de que los clientes te elijan a ti como organizadora de sus acontecimientos.

Vayamos con las normas básicas. En primer lugar, debes tener en cuenta que la claridad y la concisión son dos elementos a tener muy en cuenta, ya que las cartas de servicios excesivamente largas solo harán que el cliente se aburra y pierda el interés por ti.

Prepara un esquema previo

Para empezar, coge papel y bolígrafo, tu ordenador o lo que mejor te vaya para hacer esquemas y haz un borrador con una posible estructura de los servicios que puedes ofrecer, en qué aspectos puedes ayudar a un cliente y qué áreas profesionales puedes cubrir con garantías.

La exposición es la parte más importante de la carta de servicios, ya que en ella deberás expresar con pocas palabras lo que ofreces, cómo puedes ayudar a tus clientes y cuáles son tus principales habilidades.

En este caso, utiliza palabras claras, sencillas y correctas y huye de las expresiones coloquiales o demasiado enrevesadas, ya que la claridad y la concisión son, como te hemos comentado anteriormente, dos premisas básicas a la hora de ofrecer tus servicios.

Cuida el diseño

En cuanto a la presentación, lo más recomendable es que trabajes en torno al logo de la empresa o tu sello personal, pues toda tu documentación debe seguir una línea, a ser posible limpia y discreta pero que denote creatividad y profesionalidad.

Clase 2: Conseguir los primeros clientes

Para conseguir los primeros clientes es muy importante que dispongas de una buena carta de servicios donde te vendas muy profesionalmente y el cliente se dé cuenta de que eres la clave para que su evento salga como desea.

Con la práctica y la experiencia funcionará bien el boca a boca y unos clientes te recomendarán a otros si eres buena profesional. Pero, al principio, tendrás que esforzarte al máximo para conseguir que te conozcan y, sobre todo, que contraten tus servicios.

Para ello, en la actualidad existen en Internet multitud de portales para freelances donde puedes ofrecer tus servicios para darte a conocer. En estos casos, es muy importante que tengas tu perfil lo más completo posible, ya que cuantos más datos ofrezcas más fácil será que alguien se interese por ti y se ponga en contacto contigo.

Otro consejo que puede ayudarte a encontrar a los primeros clientes es que estés en todas partes. Apúntate a todos los portales para autónomos que encuentres, comenta o escribe posts en blogs relacionados con tu profesión, actualiza a diario tus perfiles en las redes sociales y, si tienes tiempo, crea tu propio blog. Puede que, en un primer momento, no tengas demasiadas visitas, pero si lo promocionas a través de los social media y generas un buen contenido poco a poco lo irán visitando más y más personas.

Así, en tu blog podrás escribir sobre temas relacionados con tu profesión e incluir tu currículum y tu experiencia de una forma muy detallada para que tus posibles clientes dispongan de toda la información posible y se animen a contratar tus servicios.

Otra buena forma de promocionarte consiste en enviar correos electrónicos a personas que pueden estar interesadas en contratar tus servicios. Busca el correo electrónico de la persona en cuestión y envíale un e-mail explicándole qué ofreces y cómo puedes ayudarle. Sé escueta, clara y muy formal para que confíen en ti y verás que, poco a poco, algunos de estos contactos se empezarán a interesar por ti, aunque esto puede llevar su tiempo. No te desesperes. La paciencia es una virtud.

Una vez que estás inscrita en multitud de portales para freelances, tienes tus perfiles en las redes sociales totalmente actualizados, has creado un blog donde publicas escritos de forma periódica, participas en diversos foros sobre organización de eventos para darte a conocer y has enviado algunos correos electrónicos a posibles futuros clientes, todavía puedes hacer algo más.

A veces parece que, al ser autónoma, tu trabajo está siempre dentro de casa. Pero esto no es así, para darte a conocer todavía más, entérate de seminarios, charlas o determinados eventos relacionados con tu profesión y acude para relacionarte con otras personas del sector y para que ellos también te conozcan a ti. La promoción puede estar en cualquier lugar.

No olvides la formación, esta debe ser continua y mantenerte al día de todas las técnicas y novedades en el sector de la organización de eventos. Pues es importante que te mantengas actualizada.

Finalmente, no demuestres jamás que estás desesperada por encontrar un trabajo, aunque así sea, ya que los clientes que observan que un profesional no tiene ningún proyecto en marcha no se fían de esa persona. Así que muéstrate activa indicando que escribes o colaboras en diversos lugares para que contacten contigo. ¡A por los primeros clientes!

Clase 3: Tu imagen de marca

Las frases “imagen de marca” e “imagen corporativa” se escuchan muy a menudo dentro del mundo empresarial, ya que, ¿qué sería de una marca sin una buena imagen? Y es que, si una determinada entidad no genera una buena opinión en la sociedad, está abocada al fracaso.

La imagen de una marca refleja cuál es la percepción que tienen de ella los clientes y posibles clientes, por lo que conseguir que sea positiva es sumamente importante para que todo el mundo quiera contratar tus servicios y tu empresa sea la más deseada dentro del sector de la organización de eventos. Porque, ¿ tú contratarías al personal de una empresa que tiene una mala reputación? Lo más probable es que no.

Pero conseguir una buena imagen de marca es algo que lleva trabajo y que necesita de mucha paciencia, ya que, en primer lugar, tienes que encontrar un logotipo que se quede grabado fácilmente en la mente de los consumidores. Sí es cierto que esto también es cuestión de tiempo, ya que con el paso de los días tu logo será cada vez más conocido. No obstante, para acelerar este proceso, lo mejor es que escojas un logotipo sencillo, que refleje con la mayor claridad posible qué ofrece tu empresa y que resulte fácil de recordar. ¿Acaso cuando ves una eme amarilla lo primero que te viene a la cabeza no es un restaurante de comida rápida? ¡Pues eso es lo que tienes que conseguir! Que la gente, con solo ver tu logotipo, lo asocie a tu empresa directamente. No es fácil, pero con constancia y mucha dedicación conseguirás hacerte un hueco.

Otro aspecto que parece evidente pero que muchas empresas lo olvidan a menudo es que la imagen de marca debe ser fiel a la entidad, es decir, si tienes una compañía muy seria y formal no tiene ningún sentido que tu logotipo esté diseñado con colores tremendamente llamativos y alegres, ya que tu objetivo es que ese logo represente no solo qué tipo de empresa tienes, sino también cuál es su filosofía.

Por otra parte, también hay muchas compañías que disponen de un manual de marca, en el cual se incluyen aspectos tales como los elementos generales de la marca, el logotipo de la entidad, los colores corporativos, un glosario de tecnicismos empleados en el sector y todo tipo de aspectos relacionados con la marca para que los posibles clientes puedan echarle un vistazo si lo desean con el fin de tener más claro cuáles son las características, la filosofía y los objetivos de tu empresa. Aunque trabajes sola como autónoma, no descartes tener tu propia guía, te resultará muy útil y te ayudará a transmitir profesionalidad.

Finalmente, realizar campañas de comunicación, tener una página Web de calidad donde especifiques cuáles son todos los servicios que tu empresa ofrece y llevar a cabo una buena promoción a través de las redes sociales harán el resto.

Clase 4: Comunicación externa

En la clase anterior hablábamos de la imagen de marca y, en el ámbito de la comunicación externa, volvemos a tratar el tema, ya que este tipo de comunicación es tremendamente útil para generar una excelente imagen de tu marca, entre otras muchas cosas que ahora mismo descubrirás.

La comunicación externa te permitirá, como su propio nombre indica, relacionarte con tu público objetivo con el fin de promocionarte y de que te conozcan para que puedan contratar tus servicios.

Por otro lado, y aunque la comunicación externa es muy amplia, aquí te explicamos cuáles son algunos de sus puntos principales que harán que tu empresa sea conocida por todos.

Los medios de comunicación

Los periodistas son los encargados de transmitirle a la sociedad todo lo que ocurre en el mundo. Por lo tanto, si tienes presencia en los diversos medios de comunicación, será infinitamente más fácil que te conozcan. Para ello, envía notas de prensa a todos los medios cuando lleves a cabo un evento concreto, realices una charla o un curso o tenga lugar cualquier tipo de acontecimiento digno de ser transmitido a la sociedad. La presencia en la radio, la televisión y la prensa escrita es vital para trasmitirle a la gente qué hace tu empresa y cuál es su filosofía. No siempre te darán cobertura pero en muchas ocasiones funciona.

El correo electrónico

Pese a que fue una de las primeras herramientas de comunicación externa, hoy en día sigue siendo muy útil. No obstante, aunque el hecho de llevar a cabo una sobredosis de spam entre tus clientes ya no es nada recomendable debido a que estos acaban saturados, sí puedes enviarles determinadas noticias a tu público objetivo. Para ello, permite a tus clientes que se suscriban a tu boletín para que puedan recibir todas las novedades de tu empresa en su correo electrónico. Es una forma ideal de que se acuerden de ti y, además, estén al tanto de todas las novedades.

Las páginas Web

¿Conoces alguna empresa de éxito que no tenga página Web? ¡Seguro que no! Y es que, hoy en día, la gran mayoría de la población busca información en Internet sobre las empresas que le interesan. Es por ello que el hecho de que dispongas de un portal on-line donde reflejes todos los aspectos de tu empresa de una forma amena, clara y vistosa hará que tengas muchos más clientes, ya que una página Web le otorgará a tu compañía más credibilidad y, además, tus clientes podrán conocerte mucho mejor con tan solo un clic.

Estos son solo algunos de los puntos que conforman la comunicación externa, ya que hay muchos otros aspectos que puedes tener en cuenta para que dicha comunicación sea perfecta, como, por ejemplo, la promoción a través de las redes sociales, tan en auge en la actualidad. Sea como sea, intenta comunicarte con tus clientes y posibles clientes de todas las formas posibles para que te conozcan y, sobre todo, para que se animen a contratar tus servicios.

 

Compártelo en redes sociales...