Gracias a la inspiración de Herve Leger y sus famosos vestidos banda, que tan bien lucen las famosas en la alfombra roja, podemos disfrutar de preciosos vestidos similares, como este de Mango, al alcance de todas nosotras.

Yo ya me he hecho con el mío hace algunas semanas y no puedo estar más contenta, me encanta la combinación de colores y lo bien que sienta, se ajusta muy bien al cuerpo y aunque es pegadito, para nada oprime ni marca indeseadas zonas del cuerpo. Gracias a sus bandas con pliegues, disimula ese efecto “calcetín” y sienta estupendamente. Sin más, os muestro el vestido y algunas prendas con las que me encantaría lucirlo.

Estos dos primeros outfits, serían para ocasiones especiales, una más arregladita y otra más rockera. Combinado con taconazo negro y una americana de lentejuelas o con unos zapatos T-Bar con acabado de encaje como los de Marypaz, podría irme a una fiesta de Nochevieja, por ejemplo, y así no pecar de precavida con un “simple” vestidito negro.

Para un concierto de rock con glamour en la zona V.I.P me pondría mi vestido con unos botines negros con hebillas y una perfecto de cuero negra combinada con un clutch plateado y una bonita pulsera en cuero y plata de Fossil.

Si no me surgiese ningún concierto en la zona V.I.P, siempre podría llevarlo en una noche de copas con amigos y si aún así ese plan no cuaja, pues me pondría mi vestido en cualquier momento que me apeteciese lucirlo, porque la moda está para divertirse con ella y siempre que las obligaciones profesionales nos lo permitan, vestirnos como nos apetezca en ese momento, ¿verdad?

Aún así, estos dos conjuntos más aptos para diario, son perfectos para poder lucir mi vestido sin miedo a ir demasiado arreglada. Con un abrigo de paño azul de Pull and Bear, medias tupidas negras y unas botas moteras con tacón cuadrado, el vestido se transforma en algo mucho más tranquilo, para uso diario. El bolso con asa larga al hombro también resulta más desenfadado que un clutch o un bolso de asa corta. Un cardigan negro de algodón también le dá un aire más sport, además combinado con botines bicolor de tacón ancho y un bolso tipo bandolera en gris claro podemos ir de paseo con nuestro vestido ceñido sin ningún tipo de problema. En conclusión, creo que este vestido me va a dar mucho juego este Otoño-Invierno. ¿Qué os parecen las propuestas? ¿Os atrevéis con un vestido de este estilo tanto para ocasiones especiales como para el día a día?

Compártelo en redes sociales...

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here